En este mes presentamos al TMP, un taller único en México, tanto por la riqueza de obra producida como por el espacio del taller mismo. Quienes han tenido el gusto de visitar el taller de Juan Pascoe saben lo que digo. Para llegar allí se tiene que pasar el balcón de tierra caliente llamado Tacámbaro, pasar por las Joyas Bajas, meterse un rato en camino de terraceria entre cultivos de caña y zarzamora, hasta llegar al viejo trapiche de Santa Rosa. 

En lo que fue la casona principal de esta antigua hacienda se encuentra el taller de imprenta, y parece que siempre hubiesen estado allí las prensas, los tipos, los libros  y los muebles antiguos. Por un instante te transportas a otro tiempo y a otro  espacio, a un mundo de libros, de trabajo manual, de paciencia y conocimiento.

Juan Pascoe (Chicago, E.U. 1946), creció y se desarrolló entre Estados Unidos y México. A la edad de 24 años, Pascoe aprendió el arte de la impresión tipográfica con Harry Duncan, impresor y editor de poesía,  quien tenía un taller y una  imprenta manual la Cummington Press en su casa de West Branch, Iowa.

Pascoe se mudó definitivamente a México a mediados de los 70s, y se estableció en Mixcoac y con una prensa de tipos móviles Washington Imperial de 1837, fundó su taller denominado “Imprenta Rascuache”, que posteriormente, a sugerencia de Roberto Bolaño, cambió a “Taller Martín Pescador”. 

En la década de los setentas y parte de los ochentas, la capital mexicana experimentó un auge de jóvenes interesados en la creación y la difusión de la poesía. A decir de Carmen Boullosa, que en aquel entonces formaba parte de esta joven generación: “escribir poesía, nos parecía la máxima desobediencia”, y si bien llegó a ser un oficio de moda, esa no era la intención última. Habían poetas que seguían la línea de Octavio Paz y otros la de Efraín Huerta, surgieron los Infrarraelistas, de herencia Estridentista y otros muchos grupos. El panorama poético se vio enriquecido por una larga lista de poetas. A consecuencia de la creación de poesía vino el trabajo editorial.

El Taller Martín Pescador fue una de las editoriales más significativas de aquella época, en 1975 salió el primer título: “Eólicas” de Cristina de la Peña, y con él da forma y continuidad a un oficio tradicional casi extinto en México: la de los maestros impresores. El taller fue reconocido desde el principio gracias a esta cualidad y también por la originalidad, cuidado y diseño formal en la elaboración de los libros, con papeles finos, encuadernados a mano y en tirájes reducidos.

A partir de entonces, del taller surgieron libros de poetas y escritores como Roberto Bolaño, Verónica Volkow, Homero Aridjis, Víctor Serge, Francisco Segovia, Alfonso D’Aquino, Carmen Boullosa, Francisco Hinojosa, Julián Meza, entre otros. A medida que el taller cobraba renombre, publicó también obras de poetas de generaciones anteriores como Octavio Paz y Efraín Huerta, Jaime García Terrés y Tomás Segovia. Los libros se enriquecían de igual forma con obra de artistas como Jan Hendrix, Dionisio Pascoe, Francisco Toledo, Vlady, Magali Lara y Artemio Rodríguez.

En 1982, el taller se muda a Santa Rosa, municipio de Tacámbaro, Michoacán. Sitio donde Juan Pascoe se dedica al estudio serio y minucioso de la tipografía novohispana de los siglos XVI y XVII, que en aquel entonces no era un tema bien conocido,  gracias a su labor de investigación rescato los trabajos de impresores como Cornelio Adrián César, Enrico Martínez y otros impresos universitarios novohispanos del siglo XVI.

Posteriormente investigó sobre la imprenta en la época de la Independencia de México, encontró documentos originales impresos en esa época en el estado de Oaxaca y eligió doce documentos para su reproducción con la intención de reivindicar el papel de la imprenta en la historia del país, pues la imprenta jugó un papel crucial durante ese movimiento político. 

Estos son algunos de los libros mas recientes del Taller Martín Pescador: “Sir Gawain and the Green Knight” (2012, edición de 200 ejemplares) un poema del siglo XVI traducido de un inglés antiguo a un inglés moderno, ilustrado por Artemio Rodríguez; “Rveda Boladera” de Henrrico Martínez (edición de 50 ejemplares, ilustrado por A.R.); “Sobre las provincias de las Californias” de Henrrico Martínez (edición de 100 ejemplares); “Escarmiento y engaño de Insurgentes” (2011, edición de 90 ejemplares, ilustrado por A.R.); “16 fábulas de Esopo” (2013, edición de 150 ejemplares).

TALLER MARTÍN PESCADOR

Los Integrantes del Taller  Martín Pescador son:
Martín Urbina, impresor

Florencio Ramirez, componedor

Tomas Urbina, encuadernador



Dirección:

Sin numero sin nombre, Trapiche de Santa Rosa, Joyas Bajas municipio de Tácambaro, Mich.

Horarios por cita previa.


Facebook: